ENTRA EN VIGOR LA LEY QUE REGULA EL HOME OFFICE (TELETRABAJO)

NP

Escrito por: Nadia Pérez12/01/2021

El pasado 8 de diciembre de 2020, el Congreso de la Unión presentó la minuta de reforma para reconocer al Teletrabajo como una modalidad más de la prestación de un servicio personal subordinado y agregarlo a la Ley Federal de Trabajo vigente. La minuta fue aprobada formalmente por diputadas y senadores, así como enviada al ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Esta reforma se hace directamente al artículo 311 de la Ley Federal de Trabajo, que trata sobre el trabajo a domicilio, es decir, aquel que se ejecuta para un patrón desde el domicilio del trabajador o en un local libremente elegido por éste, sin vigilancia ni dirección inmediata de quien proporciona el trabajo. Adicionalmente, se agrega el capítulo XII Bis a la supra mencionada.

De acuerdo con el artículo 330-A, esta forma de organización laboral consiste en el desempeño de actividades remuneradas en un lugar distinto al establecimiento del patrón, es decir, no se requiere de la presencia física del trabajador, pues sólo se requerirá el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación para el contacto y mando entre el trabajador y patrón. En este sentido, se entenderá por Tecnologías de la Información y Comunicación al conjunto de servicios, infraestructura, redes, software, aplicaciones, informática y dispositivos que tienen como propósito facilitar las tareas y funciones en los centros de trabajo, así como las que necesitan para la gestión de la información, en particular, los componentes tecnológicos que permitan crear, modificar, almacenar, proteger y recuperar información. Bajo la figura de teletrabajo (o conocida también como Home Office), se regirán únicamente aquellas personas que desarrollen su trabajo más del 40% de tiempo en su domicilio o en el lugar de su preferencia, y no aquellos que únicamente lo realicen de forma ocasional o esporádica.

Adicional a lo establecido por el artículo 25 de la Ley Federal de Trabajo, el escrito deberá contener:

a) Naturaleza y características del trabajo; b) Lugar o forma de pago, c) El equipo e insumos de trabajo, incluyendo el relacionado con las obligaciones de seguridad y salud que se entregan al trabajador bajo esta modalidad, d) La descripción y monto que el patrón pagará al trabajador por concepto de servicios en el domicilio relacionado con el teletrabajo, e) Los mecanismos de contacto y supervisión entre las partes, incluyendo duración y distribución de los horarios, ya que no podrán exceder de los máximos legales. f) Otras estipulaciones acordadas por las partes.

Esta modalidad de trabajo también formará parte del contrato colectivo que, en su caso, exista entre sindicatos y empresas, debiendo entregar gratuitamente una copia a cada uno de los trabajadores que presten sus servicios bajo esta modalidad. Así mismo, se deberán facilitar los mecanismos de comunicación y difusión a distancia con los que cuente el centro de trabajo: como correos electrónicos, con el fin de garantizar que los trabajadores tengan conocimiento de los procedimientos de libertad sindical y negociación colectiva. En el caso de los patrones que no cuenten con un contrato colectivo trabajo, deberán integrar el teletrabajo como una sección a su Reglamento Interior de Trabajo, en donde se establezcan y garanticen los mecanismos de comunicación y contacto con los trabajadores que se encuentren en este supuesto.

El patrón tendrá las siguientes obligaciones:

  1. Proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios, como equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras.
  2. Asumir costos derivados del trabajo, incluyendo los servicios de telecomunicación y parte proporcional de electricidad.
  3. Registrar insumos entregados a los trabajadores en materia de seguridad y salud en el trabajo,
  4. Implementar mecanismos que preserven la seguridad de la información y datos utilizados por los trabajadores,
  5. Respetar el derecho a la desconexión del trabajador al término de la jornada laboral.
  6. Inscribir al trabajador al régimen obligatorio de seguridad social, y
  7. Establecer mecanismos que aseguren la capacitación y asesoría que garanticen, la adaptación, aprendizaje y uso adecuado de las TIC’s en aquellas personas que cambien de la modalidad presencial al teletrabajo.

De acuerdo con este último punto, el trabajador que cambie la modalidad de trabajo deberá hacerlo de manera voluntaria salvo causa de fuerza mayor debidamente acreditada. Este cambio podrá ser reversible siempre que las partes pacten mecanismos, procedimientos y tiempos para hacer valida su voluntad.

Mientras que, el trabajador tendrá las siguientes obligaciones:

  1. Guardar y conservar los equipos, materiales y útiles que reciba del patrón,
  2. Informar oportunamente sobre el costo de servicios de telecomunicaciones y electricidad derivados del teletrabajo,
  3. Obedecer y conducirse con apego a las disposiciones en materia de seguridad y salud en el trabajo establecidas por el patrón,
  4. Atender y utilizar los mecanismos y sistemas operativos para la supervisión de sus actividades,
  5. Atender las políticas y mecanismos de protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades, así como las restricciones de uso y almacenamiento.

Además de lo ya comentado, se busca que esta nueva modalidad de trabajo también garantice al trabajador un ambiente sano para su desarrollo personal y emocional, por lo tanto, se observará una perspectiva de género que permita coadyuvar la vida personal y la disponibilidad de los trabajadores en la jornada laboral. Las cámaras de video y micrófonos sólo podrán utilizarse para supervisar el trabajo de manera extraordinaria, o cuando la naturaleza de las funciones así lo requiera, siempre que se garantice el derecho a la intimidad de las personas y la protección de datos personales.

Por último, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social establecerá las condiciones especiales de seguridad y salud para los trabajos desarrollados en una Norma Oficial Mexicana que deberá considerar factores ergonómicos, psicosociales y otros riesgos que pudieran causar efectos adversos para la vida.

Compartir:

Noticias relacionadas

ENTRA EN VIGOR LA LEY QUE REGULA EL HOME OFFICE (TELETRABAJO)

12/01/21

Diferencias entre Amparo Directo y Amparo Indirecto

31/12/20

Acercándonos a los "Contratos Laborales"

21/12/20

La contratación con la Administración Pública Federal

15/12/20

Acuerdos conclusivos a través de Prodecon (Procuraduría de defensa del contribuyente)

15/12/20

¿Qué son los Actos y sujetos de comercio?

4/12/20

¿Le gustaría una asesoría gratuita?

Le ofrecemos asesoría gratuita durante 20 min, para ayudarle con sus problemas contables y fiscales.

¡Recibe información en tu email!

Sólo recibirás información relevante del sector Fiscal, Contable y Fininanciero.

Dirección

Petén 23 Interior 201 Narvarte Poniente Benito Juárez, DF CP: 03000

Teléfonos

+52 55 5840 4611
+52 55 5440 7436
+52 55 5859 9296

Sucursal Estado de México

C. Pafnuncio Padilla #26 Piso 3 Ciudad Satélite C.P. 53100 TEL: 4161 7100
Developed byPlukke
COPYRIGHT © 2018 AS CONSULTING GROUP - Aviso de privacidad