EL SÍNDROME DE BURNOUT EN LAS EMPRESAS

Síndrome
Empresas

AN

Escrito por: AS NEWS1/07/2020

El síndrome de Burnout es un conjunto de síntomas que se presenta como consecuencia del estrés crónico originado en las empresas. Como afectan de forma individual y social, tiende a influir en la estructura organizacional de un equipo de trabajo.

La pérdida de interés en las tareas laborales y el correspondiente sentido de la responsabilidad, son solo señales de que algo malo está pasando con un buen trabajador, que incluso podría llegar a sufrir profundas depresiones. Es una condición que ha sido objeto de estudio desde hace décadas, por lo que se han sugerido diferentes modelos explicativos. Los investigadores lucharon por ubicar las razones y estudiar las consecuencias. Como resultado, existe una gama de posibles respuestas estratégicas que podría implantar una empresa para prevenirlo, o disminuir sus efectos desde el inicio de la crisis.

Descubrimiento y síntomas del síndrome de Burnout Este tipo de estrés laboral, que trae cansancio mental y emocional podría tener consecuencias en la autoestima. Fue descrito así por primera vez en 1969 cuando agentes de la policía mostraban este cuadro concreto. Pero fue Freudenberger quien difundió la existencia del síndrome, en 1974. Para que, en 1986, las psicólogas Maslach y Jackson de los Estados Unidos, lo definieran como: cansancio emocional que lleva a una menor realización personal afectando a individuos con trabajos en los que deben tratar con clientes y usuarios.

Los avances de los estudios científicos y métodos investigativos reflejados por el informe de Gil-Monte en el 2009, concluyen que existe una diferencia de reacciones, que podrían ser por la influencia cultural. Mientras que algunos responden favorablemente a la intervención psicológica individual, otros son más receptivos a motivaciones sociales de tipo organizacional, tales como los programas de incentivos.

Existen otras diferencias de índole cualitativo, y se ven en el desempeño laboral del individuo. Respecto a ello, un estudio realizado por Maslach, Schaufeli y Leiter en 2001 concluyó que el perfil europeo del síndrome y el americano son diferentes. Siendo el grado de cinismo y agotamiento las características más agudas de los últimos.

La ONU reconoce el síndrome de Burnout como trastorno mental Como consecuencia del síndrome de Burnout el individuo queda vulnerable a otras enfermedades sicológicas, tales como: depresión, ansiedad, fatiga, estrés crónico, adicciones, insomnio y despliegue de reacciones negativas ante obstáculos laborales o personales.

Además, el síndrome también deja algunas secuelas físicas como migrañas, alergias, desordenes gástricos, colesterol alto, diabetes, afecciones cardíacas, úlceras y accidentes cardiovasculares en los peores casos. Por lo tanto, esta larga lista de afecciones a la salud que el síndrome no debe tratarse a la ligera. Muchas personas ignoran los síntomas durante mucho tiempo penando que pueden mejorar por sí solos, cuando la realidad es que se puede volver crónico.

Es por eso que la Organización Mundial de la Salud ha reconocido al síndrome o desgaste profesional -también conocido como “estar quemado”- como una enfermedad. Gracias a la ratificación de la onceava revisión (CIE-11) de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos.

Antes de este reconocimiento del máximo organismo de la salud, se le catalogaba bajo un epígrafe indefinido de dificultades del control de vida. Cuando la ratificación entre en vigor, a partir de enero del 2022 esa enfermedad relacionada con el empleo o desempleo, podrá ser tratada como incapacidad.

Lo que pueden hacer las empresas para contrarrestar el síndrome de Burnout El cuadro sintomático puede presentarse en personas que ejercen una labor que implique una dedicación prolongada. Por lo que las profesiones más afectadas, pero no excluyentes, son los relacionadas con la educación, la salud y asistencia social.

Entre los factores que incrementan las posibilidades de padecerla son las condiciones laborales. En especial si someten al trabajador a una sobrecarga emocional durante un tiempo prolongado, rutinas de jornadas laborales largas o mucho trabajo físico.

Otras agravantes son las faltas de control en las decisiones que influyen en el trabajo, como los horarios rotativos y expectativas poco definidas en el cumplimiento de las metas.

La OMS indica que entre las medidas que pueden aplicar las empresas para prevenirlo, es crear un entorno de trabajo saludable. Donde jefes y trabajadores colaboren para conseguir mejoras continuas que contribuyan a la productividad.

Los empleadores deben proveer la sustentabilidad del ambiente laboral para garantizar la seguridad y salud del trabajador desde el punto físico y psicosocial. Por su parte, los indicadores de éxito en lo que se refiere a preservar la salud en este aspecto son: el trato consecuente del jefe y la lealtad del trabajador.

Compartir:

Noticias relacionadas

La globalización y la gobernanza

24/12/21

Qué es el entorno intercultural

9/12/21

Cuáles son los países que más influyen en la economía mundial

19/11/21

Descarbonización: el futuro energético en la era digital

14/10/21

Nuevas alertas sobre el cambio climático

20/08/21

Suman mil millones de vacunas aplicadas en el mundo

10/06/21

¿Le gustaría una asesoría gratuita?

Le ofrecemos asesoría gratuita durante 20 min, para ayudarle con sus problemas contables y fiscales.

¡Recibe información en tu email!

Sólo recibirás información relevante del sector Fiscal, Contable y Fininanciero.

Dirección

Obrero Mundial 644, Col. Atenor Salas, CDMX, 03010 México

Teléfonos

+52 55 5859 4873
+52 55 5840 4611
+52 55 5859 9296
SMS Lationamerica

Estamos en 21 países y estamos cerca

Miembro
SMS Latinoamerica
COPYRIGHT © 2018 AS CONSULTING GROUP - Aviso de privacidad