Cuáles son los elementos que debes tener en cuenta para ponerle precio a tu negocio

Escrito por: AS Consulting Group4/12/2020

Las personas que desean comprar y/o vender una empresa o negocio deben trazar el precio justo y esto es una decisión bastante compleja y no debe ser tomada a la ligera.

Los dueños de empresa ven a esta como un hijo y casi siempre valoran su precio muy por encima del valor real. Pero el precio generalmente gira en torno a varios elementos, por ejemplo, el fondo de comercios, viabilidad del negocio y posicionamiento.

También se debe considerar la maquinaria, el equipamiento, los contratos, los clientes, la licencia, los modelos de empresa, las marcas, y muy importante, las patentes.

Del mismo modo, es necesario tomar en cuenta el sector dentro del cual opera la empresa o el negocio. Pero si hay perspectivas de crecimiento, entonces el precio va a ser mucho mayor.

En definitiva, el costo de venta real de una empresa o negocio se determina por la capacidad de esta para generar dinero.

Pero, para poder determinar esto, es necesario valorar los elementos sobre los cuales se compone la empresa y la función que estos elementos aportan al negocio. Estos no deben ser medidos por separado. Elementos físicos Los bienes tangibles de la empresa son los que entran en este renglón, tal es el caso de la maquinaria, el local, los materiales presentes y utilizados, el inventario de los productos, la materia prima, el mobiliario y otros más.

El valor de estos elementos se determina únicamente por su precio, por lo cual es el apartado más fácil de calcular.

Dentro de esta sección se deben tomar en consideración la depreciación a la cual están sujetos esos bienes tangibles para rebajarlo. Por ejemplo, si se trata de un edificio propio, se debe considerar los gastos de mantenimiento.

Aunque hay muchos compradores cuyo pensamiento va más allá de las partidas visibles. Estas personas siempre piensan en los otros gastos de mantenimiento como el gasto por material de oficina, el correo, las cuentas de teléfono y otras más. Elementos humanos En el caso del talento humano, es uno de los elementos más difícil de valorar. En este particular, los vendedores y compradores siempre se preguntan cómo ponerle un precio al capital humano.

Lo más conveniente es valorar los sueldos y las contribuciones por incapacidad laboral dentro de la empresa. Además, es bueno saber cómo ha ido evolucionando el desempleo o cuántas son las bajas por situaciones de enfermedad.

No se trata de calcular el valor del talento humano de acuerdo con el salario o las cargas sociales, es necesario ir más allá de esto.

Un comprador debe estar al tanto sobre las próximas prejubilaciones, la necesidad de contratar más empleados, cuál es el perfil ideal del trabajador y el costo de aumentar o disminuir a ese equipo de trabajo. Elementos legales Quizás sea la valoración más delicada debido a la necesidad de cuidar los cálculos referidos a los contratos, las licencias, los seguros o las patentes.

Es decir, los asuntos fiscales y mercantiles deben estar resueltos antes de cerrar la venta de la empresa. Esto evita la aparición de problemas a futuro.

Para atender y solucionar estos asuntos, lo ideal es contar con los servicios de una firma de asesores legales, especialistas en derecho comercial o derecho mercantil. Elementos tecnológicos En esta época de la historia, es imperativo para las empresas estar al día en el asunto de avances tecnológicos, con los cuales se puede mejorar la producción de la compañía.

Es por ello que se deben valorar los equipos y programas informáticos presentes en la empresa y del mismo modo se debe considerar el servicio de telefonía, la conexión a Internet o si cuenta con un sitio web propio.

Algunos compradores también toman en cuenta las innovaciones (bien sea en productos o en los procesos). Y por supuesto, valoran la caja registradora, los terminales del punto de venta y el sistema de alarma o de seguridad. Otros elementos empresariales Además de los elementos previamente explicados, existen una serie de elementos que no se deben dejar de lado.

En este caso se debe incluir la cartera de clientes, la competitividad de la empresa, los riesgos existentes, los proveedores, los planes de crecimiento, la situación actual y proyección del sector y las estrategias o campañas de marketing.

Compartir:

Noticias relacionadas

Debilidades que Presentan las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas

22/01/21

Retos a los que se enfrenta las MiPyMes 2021

20/01/21

Ciclo de vida del cliente: qué es y cómo gestionarlo

22/12/20

Al constituir una Sociedad Mercantil logra que sus estatutos te beneficien ¡No te quedes con los machotes que ya tienen los notario!s.

21/12/20

Consejos para ser un buen líder de empresa

14/12/20

Análisis de tu competencia: qué es y cómo hacerlo paso a paso

10/12/20

¿Le gustaría una asesoría gratuita?

Le ofrecemos asesoría gratuita durante 20 min, para ayudarle con sus problemas contables y fiscales.

¡Recibe información en tu email!

Sólo recibirás información relevante del sector Fiscal, Contable y Fininanciero.

Dirección

Petén 23 Interior 201 Narvarte Poniente Benito Juárez, DF CP: 03000

Teléfonos

+52 55 5840 4611
+52 55 5440 7436
+52 55 5859 9296

Sucursal Estado de México

C. Pafnuncio Padilla #26 Piso 3 Ciudad Satélite C.P. 53100 TEL: 4161 7100
Developed byPlukke
COPYRIGHT © 2018 AS CONSULTING GROUP - Aviso de privacidad