SUSPENSIÓN TEMPORAL DE LA RELACIÓN LABORAL

Laboral
Legal
Empleado
Empleador
Escrito por: Javier Arreguin Ruiz 17/10/2019

La suspensión de las relaciones individuales de trabajo consisten en la interrupción temporal de la prestación de servicios personales subordinados por parte del trabajador y del pago del salario como obligación del patrón. Dicho de otro modo, el empleado no tiene obligación de trabajar y el empleador no está obligado a pagar, a menos que esté expresamente pactado en el contrato de trabajo. A través de la suspensión se otorga al trabajador suspendido, la posibilidad de reincorporarse al trabajo, una vez que concluyen las causas que le dieron origen.

Causas de la suspensión

De acuerdo con el artículo 42 de la Ley Federal del Trabajo, son causas de suspensión temporal de las obligaciones de prestar el servicio y pagar el salario, sin responsabilidad para el trabajador y el patrón las que se enuncian a continuación:

Por enfermedad contagiosa del trabajador

Según la fracción I, del citado artículo, es causa de suspensión de la relación laboral, la enfermedad contagiosa del trabajador. En este caso, el empleado tiene la obligación de informar con oportunidad al patrón de su imposibilidad para presentarse a laborar y, en su caso, hacerle llegar el certificado de incapacidad temporal para el trabajo expedido por el IMSS. Por su parte, el patrón tienen el derecho a ocupar la vacante en forma temporal. La suspensión surtirá efectos, desde la fecha en que el patrón tenga conocimiento de la enfermedad contagiosa, y hasta que termine el periodo fijado por el IMSS o antes si desaparece la incapacidad para el trabajo, sin que la suspensión pueda exceder del término fijado en la LSS para el tratamiento de las enfermedades que no sean consecuencia de un riesgo de trabajo (artículo 43, fracción I, de la LFT).

Al respecto, el artículo 96 de la LSS señala que cuando el trabajador se encuentre asegurado por el instituto, éste pagará el subsidio en dinero a partir del cuarto día del inicio de la incapacidad y hasta por el término de 52 semanas. Dicho periodo podrá prorrogarse hasta por 26 semanas más, en el caso de que el asegurado continúe incapacitado para regresar a sus labores, previo dictamen del instituto.

El trabajador, una vez dado de alta deberá regresar a su trabajo al día siguiente de la terminación de la causa de la suspensión, ello, en términos del artículo 45, fracción I, de la ley laboral.

Incapacidad por enfermedad general del trabajador

Conforme al artículo 42, fracción II, la incapacidad temporal derivada de un accidente o enfermedad no profesional, es decir, que no constituya un riesgo de trabajo, es también causa de suspensión de las relaciones de trabajo. En este caso, el IMSS se encargará de expedir las incapacidades pertinentes generando el pago de éstas a partir del cuarto día. Los primeros tres días de incapacidad no los paga el IMSS ni el patrón, a menos que en el contrato colectivo de trabajo se pacte lo contrario, o que el patrón decida pagarlos como prestación adicional a sus trabajadores.

El subsidio en dinero que el instituto otorgue a los trabajadores asegurados, será el equivalente al 60% del último salario base de cotización, y se pagará por periodos vencidos que no excederán de una semana, directamente al trabajador o a su representante debidamente acreditado.

La suspensión surtirá efectos desde la fecha en que se produzca la incapacidad para el trabajo, y hasta que termine el periodo fijado por el IMSS, o antes si desaparece la incapacidad para el trabajo. El trabajador deberá regresar a sus labores el día siguiente de la fecha en que termine la causa de la suspensión, ello de acuerdo con el artículo 45, fracción I, de la LFT.

Por prisión preventiva del trabajador

De acuerdo con la fracción III, del artículo 42, de la LFT, es causa de suspensión de las relaciones de trabajo la prisión preventiva del trabajador, siempre que no exista sentencia condenatoria; es decir, que si recae posteriormente sentencia absolutoria, el trabajador tendrá derecho a reintegrarse a la fuente de trabajo.

Además, si el trabajador actuó en defensa de la persona o de los intereses del patrón, el empleado tendrá derecho a que se le paguen los salarios que hubiese dejado de percibir.

Conforme al artículo 43, fracción II, de la LFT, la suspensión surtirá efectos desde el momento en que el trabajador acredite estar detenido a disposición de la autoridad judicial, y terminará hasta la fecha en que cause ejecutoria la sentencia que lo absuelva. El trabajador deberá regresar a su trabajo dentro de los 15 días siguientes a la terminación de la causa de la suspensión (artículo 45, fracción II, de la LFT).

Con objeto de dejar más claro el momento en que el trabajador, cuya relación laboral fue suspendida a causa de la prisión preventiva, está obligado a reanudar sus actividades, a continuación se incluye la tesis IV.3o.10 L, emitida por el Tercer Tribunal Colegiado del Cuarto Circuito: SUSPENSION TEMPORAL DE LA RELACION LABORAL POR PRISION PREVENTIVA DEL TRABAJADOR. El artículo 43, fracción II, de la Ley Federal del Trabajo, que establece que la suspensión de la relación laboral surtirá efectos desde el momento en que cause ejecutoria la sentencia absolutoria, no constituye una disposición aislada que no admita taxativa alguna, pues su alcance lo delimitan los diversos 42, fracción II, y 45, fracción III, de la propia ley, en tanto que una interpretación armónica de éstos y aquél, lleva a la conclusión de que la suspensión de dicha relación motivada por la prisión preventiva del trabajador seguida de sentencia absolutoria, opera mientras dura la causa generadora, es decir, la privación de su libertad que lo imposibilita materialmente para acudir a sus labores, siendo esta circunstancia y no el proceso el que suspende dicha relación, cuya reanudación obviamente se da a partir del momento en que el trabajador recupere su libertad, merced a la sentencia de primer grado que lo absolvió, pues es entonces cuando nace su obligación de regresar a laborar dentro de los quince días siguientes, en tanto cesó la causa generadora (prisión) de la suspensión; en otras palabras, la intención del legislador de suspender la relación laboral, obedece al señalado impedimento material del trabajador, quien no debe permanecer indefinidamente suspendido hasta que se ejecutorice la sentencia absolutoria de primer grado, máxime si dicha definitividad sucede después de transcurridos dos años que duró el litigio. Por tanto, lo dispuesto por el referido artículo 43, fracción II, en el sentido de que la suspensión de la relación laboral surta efectos desde el momento de la detención hasta la fecha en que cause ejecutoria la sentencia que lo absuelva, sólo es aplicable cuando el trabajador se encuentra en todo momento privado de su libertad.

Amparo directo 760/93. 19 de enero de 1994. Unanimidad de votos. Amparo directo 175/89. 27 de septiembre de 1989. Unanimidad de votos. Tesis aislada IV. 3o. 10 L, emitida por el Tercer Tribunal Colegiado del Cuarto Circuito. Semanario Judicial de la Federación, octava época, tomo XV-II, febrero de 1995, página 571. Además, se incluye la tesis I. 13o.T.8 L emitida por el Décimo Tercer Tribunal Colegiado en materia de trabajo del Primer Circuito, la que permitirá una mejor comprensión del supuesto, ya que se considera además de la sentencia absolutoria, el reconocimiento de inocencia o indulto necesario, como un motivo para la reincorporación del trabajador. SUSPENSION DE LA RELACION LABORAL POR PRISION PREVENTIVA DEL TRABAJADOR. UNICAMENTE ES SIMILAR A LA SENTENCIA ABSOLUTORIA A QUE SE REFIERE EL ARTICULO 42, FRACCION III, DE LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO, EL RECONOCIMIENTO DE INOCENCIA O INDULTO NECESARIO, NO ASI EL INDULTO POR GRACIA. De acuerdo con la fracción III del artículo 42 de la Ley Federal del Trabajo, una de las causas de suspensión de la relación laboral sin responsabilidad para el patrón ni para el trabajador, es la prisión preventiva de éste seguida de sentencia absolutoria. Ahora bien, un supuesto similar al que marca el precepto aludido se da cuando al trabajador se le otorga indulto por reconocimiento de su inocencia, llamado también indulto necesario. Ello es así, pues la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la tesis publicada en la página 152 del Semanario Judicial de la Federación, Octava Epoca, Tomo II, ha sostenido que ambas situaciones jurídicas conllevan efectos similares, porque en la sentencia absolutoria se declara la inocencia del trabajador en el delito que se le imputó y por el cual se instruyó en su contra el proceso penal respectivo; y en el reconocimiento de la inocencia que se tramita ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación se realiza un nuevo examen judicial de un proceso concluido, en el que al sentenciado se le reconoce su inocencia por diversas situaciones que sirvieron de base y sustentaron su condena, y que posteriormente resultaron ser falsas o erróneas. Sin embargo, el indulto de gracia, si bien es un acto de libertad que se otorga al reo, éste se concede por razones diversas a su inocencia, esto es, ya sea por su buen comportamiento, su dedicación al trabajo o simplemente por cuestiones humanitarias y sociales, pero subsiste su responsabilidad penal en la comisión del delito que cometió; este indulto por gracia se promueve directamente ante el Ejecutivo. En esas condiciones, debe señalarse respecto a la suspensión temporal que prevé el artículo 42, fracción III, de la ley laboral, que a la prisión preventiva del trabajador debe seguir una sentencia absolutoria o, en su caso, una situación jurídica con efectos similares a ella, como concretamente ocurre con el reconocimiento de inocencia o indulto necesario, pero de ninguna manera cuando se trate de un indulto por gracia. Amparo directo 13253/2002. 8 de agosto de 2002. Unanimidad de votos. Tesis aislada I.13o.T.8 L, emitida por el Décimo Tercer Tribunal Colegiado en materia de trabajo del Primer Circuito. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, novena época, tomo XVI, septiembre de 2002, página 1454. Por último, es de mencionar que si al término del proceso penal que enfrente el trabajador, la sentencia es condenatoria, la relación de trabajo podrá ser rescindida sin responsabilidad para el patrón, conforme al artículo 47, fracción XIV, de la LFT. Por arresto del trabajador El artículo 42, fracción IV, de la LFT, establece que el arresto del trabajador, es también una causa de suspensión de la relación laboral. A diferencia de la prisión, el arresto es de carácter administrativo y de forma temporal. Conforme al artículo 43, fracción II, de la LFT, la suspensión surte efectos desde el momento en que el trabajador acredite estar detenido y a disposición de la autoridad administrativa, y hasta la fecha en que termine el arresto. En este caso, el trabajador deberá regresar a su trabajo al día siguiente de la fecha en que quede en libertad (artículo 45, fracción I, de la LFT). Por desempeño de servicios y cargos públicos De acuerdo con el artículo 42, fracción V, de la LFT, el cumplimiento de los servicios públicos, tales como: el servicio militar, el jurado popular, así como el desempeño de los cargos públicos como funciones electorales, censuales, concejiles o de elección popular, directa o indirecta, son causas de suspensión de las relaciones de trabajo. Del mismo modo, el alistarse y servir a la Guardia Nacional, en caso de una guerra, con objeto de asegurar y defender la independencia, el territorio, el honor, los derechos e intereses de la patria, así como la tranquilidad y el orden interior del país, es causa de la suspensión de la relación de trabajo. Conforme al artículo 43, fracción III, de la LFT, la suspensión, surtirá efectos desde la fecha en que deban prestarse los servicios o desempeñarse los cargos, y hasta por un periodo de seis años. El trabajador deberá regresar a sus labores dentro de los 15 días siguientes a la terminación de la causa de la suspensión, de acuerdo con el artículo 45, fracción II, de la LFT. Asimismo, el artículo 44, de la LFT, menciona que en el supuesto de que los trabajadores sean llamados para alistarse y servir en la Guardia Nacional, conforme a lo dispuesto en el artículo 31, fracción III, de la CPEUM, el tiempo de servicios se tomará en consideración para determinar su antigüedad. Por designación de los trabajadores como representantes ante organismos estatales y diversas autoridades De acuerdo con el artículo 42, fracción VI, de la LFT, es causa de suspensión de la relación de trabajo, la designación de los trabajadores como representantes ante los organismos estatales, las juntas de conciliación, las de JCA, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, la Comisión Nacional para la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las Empresas, y otros organismos semejantes. En este caso, la suspensión de la relación de trabajo, surtirá efectos desde la fecha en que deban prestarse los servicios, y hasta por un periodo de seis años, conforme al artículo 43, fracción III, de la ley laboral. El trabajador deberá iniciar nuevamente sus actividades dentro de los 15 días siguientes a la terminación de la causa de la suspensión, según lo dispuesto en el artículo 45, fracción II, de la LFT. Por documentación incompleta Conforme al artículo 42, fracción VII, de la LFT, es causa de suspensión de las relaciones de trabajo, la falta de los documentos que exijan las leyes y reglamentos, necesarios para la prestación del servicio, cuando sea imputable al trabajador. La suspensión surtirá efectos, de acuerdo con el artículo 43, fracción IV, de la ley laboral, desde la fecha en que el patrón tenga conocimiento del hecho, y hasta por un periodo de dos meses. En este caso, el artículo 45, fracción II, de la LFT, establece que el trabajador deberá regresar a su trabajo al día siguiente de la fecha en que termine la causa de la suspensión. Por ejemplo, es causa de interrupción de la relación laboral, sin responsabilidad para el patrón, la suspensión transitoria de las licencias de conducir de algún trabajador dedicado exclusivamente al autotransporte.

Suspensión de la relación de trabajo como medida disciplinaria

Para que la empresa pueda aplicar la suspensión de labores como medida disciplinaria ante la falta de algún trabajador, ésta debe contar con el reglamento interior de trabajo, el cual debe ser depositado ante la JCA, en el que se establezcan los supuestos, procedimientos y sanciones aplicables en caso de violaciones al mismo o a la normatividad laboral, en términos de los artículos 423, fracción X, 424, fracción II y 425 de la LFT. Asimismo, es importante mencionar que en términos del artículo 423, fracción X, de la ley laboral, la suspensión de los trabajadores como medida disciplinaria no puede exceder de ocho días. Por tanto, cualquier suspensión aplicada de forma diferente o sin respetar la limitante señalada será considerada como despido injustificado. Lo anterior se confirma en la tesis aislada XIX.2o.4 L emitida por el Segundo Tribunal Colegiado del Décimo Noveno Circuito y la tesis aislada IX.2o.16 L emitida por el Segundo Tribunal Colegiado del Noveno Circuito, las que se transcriben a continuación: SEPARACION TEMPORAL DEL TRABAJO. DEBE EQUIPARARSE A UN DESPIDO INJUSTIFICADO CUANDO SE APLIQUE COMO MEDIDA DISCIPLINARIA SIN EXISTENCIA DE REGLAMENTO INTERIOR. El poder disciplinario del patrón se encuentra plasmado en el reglamento interior de trabajo, que nace del acuerdo entre aquél y el sindicato de trabajadores y a falta de este último, de una comisión de obreros. Las disposiciones de ese ordenamiento surten efectos jurídicos una vez que se deposite ante la Junta de Conciliación y obligan a los trabajadores a partir de que tengan conocimiento del mismo. Así pues, cuando el patrón impone una corrección disciplinaria sin existencia previa de reglamento interior de trabajo, esta medida unilateral resulta contraria a lo que señalan los artículos del 422 al 425 de la ley de la materia; por lo tanto, la separación temporal que impida el desempeño al trabajador en su labor ordinaria, impuesta como medida disciplinaria en esas condiciones, debe equipararse a un despido injustificado. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, novena época, tomo II, agosto de 1995, página 622. Amparo directo 208/95. 31 de mayo de 1995. Unanimidad de votos. SUSPENSION TEMPORAL DEL TRABAJADOR COMO MEDIDA DISCIPLINARIA. SI EXCEDE DE OCHO DIAS Y ES INJUSTIFICADA, CONSTITUYE CAUSA DE RESCISION IMPUTABLE AL PATRON. La suspensión de labores del trabajador impuesta por el patrón como medida disciplinaria, cuando excede de los ocho días que como límite máximo permite el artículo 423, fracción X, de la Ley Federal del Trabajo y además se aplica sin que se pruebe alguna justificación, constituye un hecho que funda la acción de rescisión de la relación laboral por causa imputable al patrón, por ser de igual manera grave y de consecuencias semejantes que las causas relativas a la falta de pago de salarios y a la falta de probidad y honradez, porque el trabajador no percibe salarios para su manutención durante el término de la suspensión que unilateral e injustamente determinó el patrón, y porque tal conducta se aparta de un recto proceder en cuanto a las obligaciones que por imperativo legal tiene a su cargo el patrón, específicamente las relativas a que cuando suspenda en su trabajo a sus empleados debe hacerlo exclusivamente por el término máximo de ocho días establecido en el invocado precepto legal y con justificación. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, novena época, tomo XIV, julio de 2001, página 1150. Amparo directo 33/2001. 22 de febrero de 2001. Unanimidad de votos.

Cómputo de la antigüedad

Cabe mencionar que, en ningún caso, el periodo comprendido des de el inicio y hasta el término de la sus pensión de las relaciones laborales, se tomará en cuenta para la de terminación de la antigüedad del trabajador, a excepción de la fracción V, del artículo 42 de la LFT, ya que de acuerdo con el artículo 44 del mismo ordenamiento, cuan do los trabajadores sean llamados para alistarse y servir en la Guardia Nacional, el tiempo de servicios si se tomará en cuenta para determinar su antigüedad.

Compartir:

Noticias relacionadas

La teoría de las organizaciones

29/11/21

Marca propia o negocio espejo

26/11/21

Modelos de negocio de base tecnológica

25/11/21

¿CUÁLES SON LOS ROLES Y LAS RESPONSABILIDADES DIRECTIVAS DENTRO DE UNA EMPRESA?

25/11/21

¿QUÉ ES LA ÉTICA E INTEGRIDAD EMPRESARIAL?

25/11/21

Inteligencia emocional para empresas

24/11/21

¿Le gustaría una asesoría gratuita?

Le ofrecemos asesoría gratuita durante 20 min, para ayudarle con sus problemas contables y fiscales.

¡Recibe información en tu email!

Sólo recibirás información relevante del sector Fiscal, Contable y Fininanciero.

Dirección

Obrero Mundial 644, Col. Atenor Salas, CDMX, 03010 México

Teléfonos

+52 55 5859 4873
+52 55 5840 4611
+52 55 5859 9296
SMS Lationamerica

Estamos en 21 países y estamos cerca

Miembro
SMS Latinoamerica
COPYRIGHT © 2018 AS CONSULTING GROUP - Aviso de privacidad